Por qué es tan difícil hablar con su médico cuando padece impotencia sexual

Por años, el miembro masculino se ha considerado un elemento primordial de la virilidad del hombre, para muchos, esto es lo más importante a la hora definirse como unos verdaderos “hombres”, no es de extrañar que para la mayoría de ellos sea tan difícil afrontar estos problemas o enfermedades pues implica que han sido aceptadas y de alguna manera, es declarar que realmente se padece de tal condición, esto sucede con la famosa disfunción eréctil, que a pesar de ser una enfermedad (ó, dependiendo de su tipo, un síntoma) muy común, sobre todo (aunque no sea propia de la edad) en los hombres mayores, sigue siendo un tema tabú, que para muchos, es muy difícil de tratar.

Ser un paciente con disfunción eréctil no solo se trata de sufrir de las consecuencias de la enfermedad en sí misma, también, dichas consecuencias tienen lugar en el entorno del individuo que la padece; no solo afecta su vida sexual, también puede afectar su vida laboral, social y familiar.

A pesar de todo lo que ello implica, para la mayoría de los hombres siguen sin ser razones suficientes para acudir a un médico, aceptar tal situación es un golpe duro a la masculinidad, a veces incluso es aceptar que se está llegando a la vejez al tener el concepto errado de que la impotencia es propia de la edad,  sufrir de ello también es aceptar el hecho de que no pueden cumplir con su función básica como hombres, al ser incapaces de tener una descendencia y no poder satisfacer sexualmente a sus parejas, aun cuando existan muchas otras formas de hacerlo que no necesariamente impliquen el coito. Si le da vergüenza consultar a un médico sobre su disfunción eréctil, puede comprar Viagra online. No hace falta receta médica. Está disponible en Kamagra Portugal 24

Todo esto también depende mucho de la sociedad y de la cultura en la que crece y se desenvuelve el individuo, hace algún tiempo atrás, en la mayoría de las sociedades del mundo prevalecía una cultura machista que con el tiempo se ha ido desvaneciendo (aunque no del todo) y ha dado lugar a un pensamiento más reflexivo y realista de lo que se trata la DE masculina y de la importancia que tiene, sobre todo, el poder ser tratado por un médico pertinente que la diagnostique y determine el tratamiento más adecuado para ello, y algunas veces, incluso, que pueda salvar la vida del paciente cuando la DE tiene su origen en lo orgánico.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *